Cuando la Vida Le Dé Limones... Construya un Ferrocarril Nacional

Cuando Amtrak lanzó sus primeros trenes, en 1971, no lo hizo con coches nuevos y relucientes y locomotoras de última generación, todas con el logotipo y los colores únicos de la empresa.

En cambio, los primeros años de la nueva compañía nacional de trenes de pasajeros requirieron remendar una colección difícil de combinar de motores y coches de pasajeros que fueron heredados de la mayoría de los 20 ferrocarriles individuales que abandonaron el servicio de pasajeros, lo que llevó a la formación de Amtrak.

Para el personal de mantenimiento, cada día presentaba el desafío constante de mantener en funcionamiento y en servicio los equipos que tenían varias décadas de antigüedad hasta que Amtrak pudo invertir en su propio equipo.

"Mucho de lo que Amtrak heredó había recibido un mantenimiento mínimo en los años anteriores, sin mencionar que, al tener diferentes equipos, se trataba con diferentes sistemas mecánicos, sistemas eléctricos, frenos de aire, bogies, etc.", recuerda Russ Fox, un mecánico que trabajó con estos coches durante la década de 1970 en Mechtron Industries, en Wilmington, DE, que hizo algunas de las primeras revisiones a los equipos de Amtrak. "Era una pesadilla ocuparse de eso. Obtener las piezas correctas ya era bastante difícil".

Si bien el mantenimiento de las primeras flotas de Amtrak lo hacían principalmente tiendas de terceros y contratistas de ferrocarriles de carga, aún existía el desafío de tratar de hacer que los trenes parecieran pertenecer a una red nacional.

Eso se aplicaba a los exteriores e interiores, cuyas decoraciones aún conservaban reliquias de la época dorada de los viajes de pasajeros, incluidos los divisores de cristal tallado para el Coche Comedor y los complejos adornos de diseño, como los azulejos vidriados con motivos del suroeste. El primer diseño de interiores de Amtrak fue ultracontemporáneo y reflejaba las tendencias de principios de la década de 1970, con paredes y tapicería en violeta y naranja intenso. Los exteriores, sin embargo, fueron pintados con el primer rojo, blanco y azul distintivos de Amtrak.

Proporcionar servicios a esos espacios interiores también fue un desafío. Todos los primeros coches de Amtrak usaban tecnología antigua, como calor por vapor y baterías enormes, todas de marcas, modelos y voltajes diferentes, que se cargaban mediante generadores impulsados ​​por ejes para proporcionar electricidad y aire acondicionado en cada coche. Algunas cocinas del Coche Comedor estaban equipadas con estufas de hierro fundido que requerían que los cocineros encendieran un fuego para calentar los alimentos y el agua para la preparación de las comidas.

Pasarían cuatro años después de su fundación hasta que Amtrak pudiera invertir en sus primeros coches nuevos. Para 1975, Amtrak había ordenado que cientos de coches Amfleet y Superliner nuevos y modernos operaran en todo el sistema y reemplazaran a los equipos heredados más antiguos. Tres años más tarde, Amtrak comenzó a convertir los coches más antiguos que usaban calor por vapor en locomotoras que usan HEP, eléctrica y confiable, lo que significaba que los mecánicos podían deshacerse de las baterías pesadas, e ineficientes, que se encontraban debajo de cada coche.

Amtrak continuaría invirtiendo en nuevos coches y tecnología, demostrando su compromiso con los viajes en tren seguros, sostenibles y confiables que llevarían a Estados Unidos al siglo 21. Esto incluyó la compra de nuevos motores General Electric Genesis P40 en 1993, que fueron diseñados con las especificaciones de los propios ingenieros industriales de Amtrak para lograr una mayor eficiencia de combustible, seguridad y estética. Y mientras Amtrak celebra su 50 aniversario, se prepara para lanzar su flota totalmente eléctrica de alta velocidad más nueva y moderna: la nueva Acela.

Desde Amtrak saludamos a todo el personal que ha mantenido nuestros trenes en funcionamiento, desde los primeros coches de la era del vapor hasta nuestros últimos y mejores trenes Acela. Su compromiso de trabajar en tiempos y circunstancias desafiantes es una prueba más de que Amtrak fue y sigue siendo líder en los viajes en tren de pasajeros en EE. UU.

Hitos en la historia de Amtrak

1973: Amtrak encarga nuevas locomotoras, incluidas  las locomotoras SDP-40F diésel  y la E60 eléctrica.

1973: Amtrak ordena los primeros 57 de los casi 500 coches Amfleet de Budd Company.

1974: Amtrak encarga {[#0]} trenes con  coches propulsados ​​por turbinas de diseño francés.

1975: Amtrak hace una inversión de $313 millones en 235 coches Superliner de dos niveles Pullman-Standard Company de última generación para trenes de larga distancia. El pedido incluía coches para dormir, restaurantes y salón/cafetería.

1975: Con la compra de la instalación de mantenimiento en Beech Grove, IN, de Penn Central, lleva a cabo reparaciones intensas de sus equipos internamente.

1976: Se ponen en servicio 30 nuevas locomotoras F40PH .

1978: Amtrak comienza a convertir locomotoras más antiguas de calor por vapor en locomotoras que usan HEP.

1980: La locomotora n.° {[#0]} de Washington, DC, a Nueva York se convierte en la  primera AEM-{[#1]} eléctrica en ingresar al servicio comercial..

1980: Amtrak ordena 150 coches nuevos (125 coches de larga distancia y 25 coches de servicio de comidas), conocidos como Amfleet II, de Budd Company.

1981: La flota de Amtrak incluye 1436 coches de pasajeros eléctricos nuevos o reconstruidos y una flota de locomotoras de bajo consumo de combustible, con una antigüedad promedio de cuatro años. La conversión a una flota totalmente eléctrica reduce el mal funcionamiento de los equipos y las demoras resultantes en un 31 por ciento.

1986: Amtrak comienza a modificar el equipo eléctrico en los coches Amfleet para que los trenes puedan ser conducidos desde cualquiera de sus extremos, para aumentar la eficiencia del combustible y mejorar la seguridad operativa.

1986: Amtrak completa su primer prototipo de Viewliner. Estos coches miden 85 pies de largo y 14 pies de alto y ofrecen amplias vistas del paisaje a través de dos filas de ventanas.

1990: Amtrak acepta la entrega de {[#0]} coches Horizon.

1992: Amtrak recibe 20 nuevas locomotoras diésel P32-8BWH con motores de primera generación fabricados por GE.

1993: Amtrak hace un pedido de 50 coches dormitorio Viewliner.

1993: Amtrak recibe {[#0]}  locomotoras Genesis P{[#1]} diseñadas específicamente para el servicio ferroviario de pasajeros al enfocarse más en la velocidad que en el tonelaje.

1997: Amtrak recibe {[#0]} nuevas locomotoras diésel P{[#1]}. Estos motores más livianos y aerodinámicos brindan una mayor eficiencia de combustible, al tiempo que generan más caballos de fuerza que los modelos anteriores.

2000: Con la electrificación completa, Acela Regional N.° 131 se extiende desde Boston a Washington, DC, marcando el primer recorrido electrificado completo en el concurrido Corredor Northeast (Nordeste).

2000: A finales de año, el primer tren Acela Express entra en servicio comercial entre Washington, DC, y Boston, marcando el comienzo de una nueva era de ferrocarriles de alta velocidad para Estados Unidos.

2014: La locomotora N.° 600 se convierte en la primera Sprinter eléctrica (ACS-64) de las ciudades de Amtrak en ingresar al servicio comercial, liderando el tren regional N.° 171 del nordeste de Boston a Washington.

2016: Amtrak anuncia que firmará contrato con Alstom para producir 28 trenes de última generación y alta velocidad, con los que se reemplazará el equipo usado en el servicio de Acela Express.

2017: Amtrak se embarca en una extensa renovación de los espacios interiores en casi {[#0]} coches de Amfleet I .

2017: Se introducen nuevas locomotoras diésel Siemens Charger (SC-44) capaces de alcanzar velocidades de hasta 125 mph en rutas estatales en el Medio Oeste y Noroeste Pacífico. Adquiridas por un consorcio de estados, las unidades son mantenidas por Amtrak.

2018: Amtrak otorga un contrato de $850 millones a Siemens Mobility por 75 nuevas locomotoras diésel de pasajeros Tier 4 (ALC-42) y servicios asociados. Las unidades ofrecen los últimos sistemas de seguridad y son capaces de alcanzar velocidades de hasta 125 mph.

2019: Amtrak busca propuestas para una nueva flota de coches ferroviarios para pasajeros de un solo nivel para reemplazar los coches Amfleet I, proporcionando nuevos equipos con servicios contemporáneos para servir mejor a los clientes.

Próximamente: Amtrak lanza sus nuevos trenes de alta velocidad Acela para reemplazar el equipo usado para brindar el servicio premium de Acela de Amtrak.